El propósito que nos anima al crear este nuevo blog es mantener vivo en el recuerdo ese retazo de tierra taína que nos vio nacer: Banes, acercando a todos los Banenses a través de la evocación de imágenes y recuerdos. Es el sitio virtual idóneo para detenerse a conversar, como en los viejos tiempos, relatando anécdotas que nos lleven definitivamente al reencuentro con el pasado. Complementa nuestra exposición una iconografía banense, así como una galería de banenses ilustres.

lunes, 18 de abril de 2011

FRANCISCO MIR MULET, NUESTRO RECORDADO PACO, EN LA REVISTA VITRAL, EDICIÓN NÚMERO NUEVE.

septiembre-octubre.año2.No.9.1995





POESÍA






Rock de urgencia
por Francisco Mir Mulet.
                     A los enfermos del SIDA.

Me arden los ojos
la noche penetra por las córneas heridas
tengo en el cuerpo un arrebato de guitarras y pianos.
Es mi turno y los árboles van a delirar
el público responde
pido que levanten las manos
y ya hay quien quiere quitarse la ropa.
Es el momento de hundir los dedos en las teclas
estirar al máximo las cuerdas
reventar los micrófonos.
Digo que me canso
que la soledad es un baño de señoritas
la multitud me sigue
confesaré mis pecados
no tengo la culpa de seducir tanta corteza y añil
no soy rayo, oscuridad
filósofo cantor, ni bautizado.
Sé que este es mi turno y voy a actuar
tocaré todos los instrumentos posibles.
Mi canción es metálica
no olvido lo discriminado que fui
todavía camino marcado entre la gente
y hay vecinos que no te saludan
otros violan tu mínimo resplandor.
No agredo. No mato. No traiciono. No miento.
Exijo que vuelvan a cantar conmigo, que levanten las
manos
hago que todos sueñen, olviden sus personales
fusilamientos
cárceles privadas,
íntimos
homicidios
los expedientes malditos en la conciencia.
Propongo saltar con fuerza
explico el sexo vacío: sentidos capados
señales de tránsito
grifos abiertos
el final de la calle, la basura
bombillas que no encienden
la reiteración, el autor omnisciente.
No robo, no mato. No miento.
Sucede que fornico
¿Todavía me escuchan?
No violo. No agredo
Soy un monstruo familiar, domesticado.
Mi Isla, mi montaña es Dios
Dios me salve, Señor, por favor.


1 comentario:

  1. Un gran poema de quien fuera uno de mis mas grandes amigos. Todavía cuando lo veo luchando con la muerte, mirándola de frente con esos ojos que se quieren comerse el mundo, me parece que esta esperándome en la Isla para echar a volar nuestros versos a dos voces como dos palomas, dos pequeños juguetes del delirio, dos emociones, dos milagros, dos niños tomados de la mano mirándonos, como si cada uno fuera su ultima esperanza. Dondequiera que estés, Pakito, recibe este homenaje de una adicta, reincidente, del amor.

    ResponderEliminar