El propósito que nos anima al crear este nuevo blog es mantener vivo en el recuerdo ese retazo de tierra taína que nos vio nacer: Banes, acercando a todos los Banenses a través de la evocación de imágenes y recuerdos. Es el sitio virtual idóneo para detenerse a conversar, como en los viejos tiempos, relatando anécdotas que nos lleven definitivamente al reencuentro con el pasado. Complementa nuestra exposición una iconografía banense, así como una galería de banenses ilustres.

sábado, 17 de mayo de 2014

Homenaje a un poeta casi olvidado.
Escrito por María Teresa Villaverde Trujillo Martes, 13 de Mayo de 2014.

Varios grupos de intelectuales y escritores del exilio organizaron en distintas regiones de España un merecido homenaje a este poeta cubano con motivo del centenario de su nacimiento.
En numerosas ciudades del exilio cubano en Norteamérica también se rindió tributo de admiración en la fecha de su fallecimiento. Igual un grupo de exiliados cubanos de New York y New Jersey ofreció su homenaje al poeta en el parque en West New York,
En New Jersey, frente a la estatua de Jose Martí.
…y tuvo que abandonar su tierra natal
Gastón Baquero, uno de nuestros poetas cubanos más destacados, nació el 4 de mayo de 1914 en Banes, pueblo perteneciente entonces a la provincia de Oriente ya que hoy esta zona es parte de la provincia de Holguín. Graduado de Ingeniero Agrónomo, nunca ejerció esa profesión sino que su nombre va unido a la actividad literaria: poeta, escritor y periodista del siglo XX.
En 1959 al instalarse la revolución socialista del gobierno que afloró en la isla bajo el poder de Fidel Castro, Baquero muestra y mantiene una aversión –un repudio, un rechazo - al nuevo gobierno dando a conocer al pueblo cubano lo que él consideraba una burda manipulación del gobierno cubano tomando la figura y pensamiento de José Martí. Así escribió Gastón Baquero en 1959:
"No hay comparación posible entre Martí y la realidad cubana actual. Es algo de pena que alguna persona se atreva a equiparar la personalidad de Martí o a poner a Martí como un precursor de todo esto: de las colas, del hambre, de la dictadura…"
Nuestro poeta y escritor se ve obligado a irse del país en marzo de 1959, increíblemente escoltado y protegido por tres embajadores extranjeros para salir de la isla a la que nunca regresó. Marcha hacia la Madre Patria; y a La Habana le deja dedicada:
"yo te amo, ciudad, /
porque te veo lejos de la muerte, /
Porque la muerte pasa y tu la miras /
En Madrid -acogido con cierto beneplácito- logra trabajar en el Instituto de Cultura Hispánica, en Radio Exterior de España, en la Escuela de Periodismo; …y escribe ensayos literarios para varias publicaciones.
En tanto esa actividad –poco a poco- lo da a conocer ampliamente en la península ibérica, en Cuba, su tierra natal, por orden de la dictadura socialista su nombre era borrado de la lista de autores nacionales y se prohibió por largos años la publicación o simple mención de sus obras. Silencio total desde 1959 hasta el año 1994, cuando ¡no sabemos como!, en la Universidad de La Habana se ofrece una conferencia sobre su obra poética. Pero sin publicación.
En La Habana -en los años 40s- Gastón Baquero mantuvo una estrecha relación con el grupo intelectual “Orígenes” dirigido por José Lezama Lima, su también fundador. Al mismo grupo pertenecieron entre otros Virgilio Piñera, Cintio Vitier y Elíseo Diego, Lorenzo Garcia Vega, y otros.
Además colaboró en la creación de las revistas literarias Verbum, Espuela de Plata, y Clavileño. Es este un tiempo en que la publicación de sus “poemas” lo sitúa, destacándose en la literatura cubana. E igual se sitúa dentro del periodismo llegando a ser jefe de redacción del Diario de la Marina, desde 1945 hasta 1958 manteniendo a su vez dos secciones "panorama" y "aguja de marear''. Fue su último empleo en Cuba. Sus reseñas políticas y culturales de aquel entonces lo destacaron enormemente, dentro y fuera del país.
Fue miembro correspondiente de la Academia Nacional de Artes y Letras.
Obtuvo varios premios periodísticos entre ellos en1944 el Justo de Lara;
y en 1948 se le otorgó el Primer Premio Juan Gualberto Gómez.

"Soneto para no Morirme"
Escribiré un soneto que le oponga a mi muerte
un muro construido de tan recia manera,
que pasará lo débil y pasará lo fuerte
y quedará mi nombre igual que si viviera.
Como un niño que rueda de una alta escalera
descenderá mi cuerpo al seno de la muerte.
Mi cuerpo, no mi nombre; mi esencia verdadera
se incrustará en el muro de mi soneto fuerte...
De súbito comprendo que ni ahora ni luego
arrancaré mi nombre al merecido olvido.
Yo no podré librarle de las garras del fuego,
no podré levantarle del polvo en que ha caído.
No he de ser otra cosa que un sofocado ruego,
un soneto inservible y un muro destruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada