El propósito que nos anima al crear este nuevo blog es mantener vivo en el recuerdo ese retazo de tierra taína que nos vio nacer: Banes, acercando a todos los Banenses a través de la evocación de imágenes y recuerdos. Es el sitio virtual idóneo para detenerse a conversar, como en los viejos tiempos, relatando anécdotas que nos lleven definitivamente al reencuentro con el pasado. Complementa nuestra exposición una iconografía banense, así como una galería de banenses ilustres.

sábado, 2 de noviembre de 2013

‘Banes en la memoria’, la recreación del alma de un lugar

 

Especial/El Nuevo Herald

Con la reciente compra de The Washington Post por parte de Jeff Bezos, fundador y presidente de Amazon, se han escrito algunos artículos preguntándose si este personaje, llegado ahora al periódico capitalino, traerá también la revolución de la industria impresa. Algo solo comparable a la revolución que significó siglos atrás la invención de la imprenta por Gutenberg.
Para nadie es un secreto que los lectores no parecen crecer al ritmo acelerado de la población, todo lo contrario, y que los periódicos impresos están sufriendo en especial la llegada de la era digital. Como quiera que se mire, estamos ante una revolución, para bien y para mal, que afectará la forma en que leemos y lo que leemos. Quizás podría decirse que hemos regresado a la edad de piedra, pues nada más parecido a la antigua forma de escritura que una tableta electrónica.
En medio de estas interrogantes me gustaría destacar algo positivo, único, que está generando la revolución tecnológica. Se trata del autor convertido en empresario, en editor, al autopublicarse y promocionar él mismo su obra. Y esto se debe sin duda a Amazon, que a través de su plataforma Create Space, le da a los creadores todos –escritores, músicos y cineastas– la posibilidad de competir en el mercado internacional.
Un articulista de The Washington Post señalaba que Amazon no podía aspirar a que una Hillary Clinton publicase sus memorias con ellos, teniendo tantas ofertas de contrato de las grandes editoriales. Esta observación iba sobre todo contra los autores que se autopublican y usan Amazon para sus fines. Un modo de descalificar a los que entran al negocio de lo que antes se conocía, también despectivamente, como vanity press, olvidando ese gran ejemplo de independencia que representó Hogarth Press, creada especialmente por Leonard y Virginia Woolf para publicar la obra de esta y de sus amigos. ¿Se atrevería alguien a calificar a Virginia Woolf de creadora mediocre, de segunda categoría, por ser una visionaria y la pionera de la nueva modalidad de autor-editor-promotor de su propia obra?
Tampoco estoy segura de quién publicó El Quijote, pues en su tiempo no existían esas editoriales que hoy día crean best sellers, y tampoco Cervantes recibió millones por una obra que ha impactado al mundo.
Sí, hemos arribado a una nueva era y el camino está abierto a muchas posibilidades, especialmente para los escritores que impacientes por dar a conocer sus obras y hartos de recibir rechazos por parte de las editoriales comerciales, toman en sus manos la tarea, casi artesanal, de aprender un nuevo oficio y presentarse al potencial lector usando los recursos que le ofrece Amazon –de impresión material y digital–, y especialmente los de distribución a nivel mundial.
La enorme ventaja que ofrece para un autor este tipo de gestión podría medirse por la diversidad de libros que vemos hoy día en Amazon, libros que a falta de intereses extraliterarios –pues no generan muchas ventas–, salen a la luz y cumplen la misión de informarnos y también de ser lectura provechosa para el espíritu.
Esto ha de suceder con un libro muy especial que acaba de ver la luz en Linden Lane Press. Se trata de Banes en la memoria, del escritor cubano René Dayre Abella, poeta nacido en 1946 y que cuenta con dos libros de poesía ya publicados: Poeta en la luna de Cuba y Golpes en la pared.
Abella, que por haber nacido en Banes y ser un memorioso de todo lo acontecido en la ciudad más conocida por dos personajes que la compartieron en algún momento de sus vidas –el dictador Fulgencio Batista y el tirano Fidel Castro–, ha llevado al papel su propia vida y, de paso, la de algunos de sus coterráneos. No falta el folclor del pueblo, ni sus tragedias. Ni los artistas famosos que actuaron allí en la década de 1950. El que nunca ha visitado esta ciudad de la costa norte de Cuba termina conociéndola tras la lectura de Banes en la memoria.
Se sorprenderán los lectores con algunas anécdotas de primera mano en torno a Batista y a Fidel Castro, y de la lucidez con que Abella nos relata detalles que han hecho de Banes un punto especial en la historia de Cuba.
Puede que Banes en la memoria no sea un libro de interés para las editoriales comerciales, que en su afán de hacer negocio con la publicación de un texto terminan por contribuir al creciente desinterés de los lectores por todo lo que no sea pura banalidad. Estas páginas, por lo contrario, se leen con la emoción, casi extinguida, de recrear el alma de un sitio. En este caso, un sitio tan significativo y especial, cuna de “generales y doctores”, pero también de grandes poetas como Gastón Baquero.

Más de Artes y Letras

TOMADO DE: http://www.elnuevoherald.com/2013/11/02/1604789/banes-en-la-memoria-la-recreacion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada